Loading...

lunes, 4 de julio de 2011

Ver, oír y callar.

Quizás no sea la mejor manera de acabar, ni siquiera la de empezar, pero es una opción. Limítate a lo que mejor se te da;  ver, oír y callar. Ve todo lo que quieras, pero no traspases los límites. Escucha todo lo que esté a tu alcance, pero nunca te distraigas. Habla.. no, no hables, esta es la peor de las opciones, nada de lo que digas te hará bien. Las palabras más verdaderas que salgan de tu boca, serán las falsas en cuestión de segundos; las más discretas, serán las más conocidas; y las más falsas, serán tu perdición. Nunca está de menos callarse .

No hay comentarios:

Publicar un comentario