Loading...

miércoles, 3 de abril de 2013

¿Por qué?


Mis manos están tan frías como el aire que se adentra por mi nariz, como cada uno de los alientos que exhalo, como mis pies con el roce del suelo mojado. Desde una austera ventana veo lo poco que el humo de éste mi último cigarrillo me deja ver. Bajo mis pestañas, una pequeña lágrima, no sé bien si por impotencia o falta de calor.
Mi cabeza, llena de preguntas sin respuesta, inquietudes y dudas ásperas está pensando sin pensar, queriendo pero sin abstenerse de olvidar. Mis pensamientos aumentan a medida que mi cigarro se acaba, y otra lágrima de desesperanza vuelve a desprenderse de mi, esta vez, cayendo sobre mi pie.
Tengo tantos momentos envueltos como número de estrellas en el cielo se encuentran, y cuento con ilusiones tan numerosas como la inmensidad del mar se deja ver ante mis ojos. Ni mi propia sombra está en esta oscura noche a mi lado, quiero gritarle a mi corazón, y mi vida se desborda cuando pienso en la cara oculta de este amor. Yo soñé tantas veces, más de un millón o ninguna, y el dolor marca mi rostro, porque soñé para ilusionarme, desperté y me choqué con una inesperada realidad.
No entiendo por qué agradezco el doloroso pecado de la desesperanza, ni por qué jugué a darle la mano a la muerte, solo ronda por mi cabeza la idea de que habrá más vidas después de esta, y no me importarían ser testigo si tú me acompañas en ellas.
Un viaje repentino que cambió mi historia, una sorpresa que llenó de ilusión, y un beso cálido en un parque recuerdo como hizo el resto. Fugaces tardes de verano, días de espera, manos entrelazadas y lágrimas a sabor a despedida son una de tantas cosas que se funden en mi razón, y yo sigo aquí, intentando traducir por qué late así mi corazón.
Tengo la sensación de haber escuchado mil palabras borrosas, cientos de razones confundidas, y quinientas falsas esperanzas. He empezado a sentir en primera persona el desasosiego de caminar sin rumbo, hasta que los pies me acompañen, hasta que la sed aguante. En mi cuerpo recorre la necesidad de saber por qué se fue sin previo aviso, sin un permiso, como si nada. Por qué desde que se fue, mis ojos dejaron de tener el brillo que tenían, y mi sonrisa se apagó sin decir más lo que mis palabras callaban, cual lucero alumbra la orilla cuando los pájaros cantaban.
Y el agotamiento por la espera de tu vuelta irreal llegó, no me quedan fuerzas para sostenerme y me desplomo como un cigarrillo más en el suelo. Siento como mis ojos se cierran lentamente, el corazón se me embala, un nudo en la garganta, y mi mente ya frustrada se hace la última pregunta '¿por qué la enfermedad te alejó de mi?'


lunes, 24 de diciembre de 2012

Fin del amor infinito.

Por suerte o por desgracia todos empezamos siendo unos desconocidos, los cuales gracias al tiempo, se convierten en algo más. Nunca supimos que algo nuevo había empezado, pero los momentos se acumulaban tras una pantalla, se sentía algo que siquiera era cercano. Se sumaron sonrisas al tiempo, el cual no paraba, seguía sin cesar, y nosotros íbamos a más. Dejamos de entender lo que pasaba, por qué empezábamos a ser inseparables, y eso nos gustaba. Tratábamos de describir lo que éramos, pero nunca quedaba claro del todo. Sólo teníamos claro que estábamos hechos el uno para el otro, y que ni el tiempo ni la distancia lo cambiaría. Un viaje repentino cambió la historia, una sorpresa que llenó de ilusión, y un beso cálido en un parque hizo el resto. Tardes de verano, días de espera, manos entrelazadas, y lágrimas con sabor a despedida... eso era lo que sabíamos que nos deparaba, pero no nos importaba, éramos suficientemente valientes para saber esperar.
Pero el verano se acabó, comenzó el otoño seguido del invierno, y sus fuerzas se debilitaban. La vida volvía a cambiar para vosotros, y no para bien. Empezaba a pasar mucho tiempo desde la última vez que nos vimos, y uno de los dos comenzaba a tocar fondo. Ya el hablar por teléfono era parte de una aburrida rutina, un "te quiero" valía lo mismo que no decir nada, y los cosquilleos en el estómago iban desapareciendo al hablar... Se convertía en un puedo y no quiero, y nos empezamos a conformar con un "que no se diga, que no lo hemos intentado..." Pero a ti, no te valía con intentarlo, tú querías ganar, y recordabas lo que siempre te decía "lo importante no es participar, yo voy a ganar". Se empezó a ir la ilusión, la magia, y la esperanza, quedando en nosotros la nada.
Finalmente, se puso fin al amor infinito, y se empezaron a poner buenas caras a lágrimas tragadas... quién te dijo que sería fácil, quién te digo que no habría altibajos, quién te dijo que el tiempo cura las heridas de este amor y que los recuerdos son cosa de débiles...y lo más importante, quién te dijo que si dejabas de luchar, conseguirías olvidarme.

domingo, 23 de diciembre de 2012

La persona perfecta, en la distancia equivocada.


Nunca más tendrás despertares como aquellos, ni tampoco noches con despedidas románticas. No habrá te quieros de corazón, sus caricias empiezan a delatarle. Empiezas a ver como un extraño a aquella persona a quien le juraste mil años. El tiempo empieza a deteriorar lo que nunca pensabais que podría ir a mal. Ahora es cuando piensas en todo lo que podías haber cambiado y haber hecho bien, pero ya es tarde, ya no vas a sentirlo más, nunca más.
Tendrás que ir borrando sus recuerdos, aceptando que sus besos están en otros labios que no son los tuyos, que sus manos no se deslizan por tu cuerpo, y que su alma ya no está ligada a la tuya. A ojos externos dices que no quieres que vuelva, pero por dentro sabes que si vuelve, tu vida está a su lado. No es la persona errónea, sino la perfecta en una distancia equivocada.
Dejáis de ser uno, para ser dos desconocidos que se conocen muy bien, que forman parte del pasado, y no de vuelta.
Empiezas a pasar tiempo en soledad, y solo piensas en él, en todo lo que diste y lo que se fue. En que aún quedaban mil cosas por las que luchar juntos, y en que sientes tanto no haberle podido dar aquellos momentos que tanto ansiabas tú, pero más ansiaba él...
Le considerabas la cima de tu montaña, tu apoyo máximo, tu sonrisa diaria asegurada, tu sueño luchado... y ahora, todo ha girado. Su indiferencia te mata, su poca ilusión son tus lágrimas, y sus silencios son para ti tu cadena perpetua. A partir de ahora, no sabrás como mirarle a la cara cuando tengas la oportunidad, y lo que antes eran besos, ahora son caras apartadas para intentar no temblar al recordarlo.
Pasará el tiempo, y el dolor se aferrará a ti, quizás lo olvides, pero sabes que nunca habrá nadie que te cuide de aquella forma ni que te haga tan feliz como él lo hacía. Que nunca dejarás de verlo y no sentir nada, que no lo considerarás uno más, sino el único con el que te apetece vivir el final. Y después de que el tiempo y la distancia ganen el puso al amor, solo se te ocurre una sola palabra para él... gracias.
Se ha quedado una historia vacía, sin terminar, la cual echa de menos un final.  

sábado, 3 de noviembre de 2012

Vosotros, ellos.

Entender un amor a distancia resulta complicado si lo vives desde fuera. No entiendes cómo ambas personas pueden quererse, y más, ser felices sin estar juntos. Cómo tienen fuerzas de seguir día a día, y cómo no les importa aguantar diluvios que tú no podrías superar. Tú puedes llamarles a ellos locos, ellos prefieren llamarse enamorados. Claro que a ellos les gustaría estar juntos cada minuto, sintiendo emociones a centímetros y no a kilómetros de distancia. Claro que ellos serían más felices si vieran su sonrisa frente a frente, y no por una llamada telefónica. Claro que ellos sienten que las fuerzas caen en algunas ocasiones, pero también sienten que los momentos buenos vividos contrarrestan a los malos en un ciento uno por cien. Tú hablas de distancia cuando quien quieres no te habla un día, ellos hablan de distancia cuando no pueden abrazarse cuando lo necesitan. Tú no eres más que un inocente que no sabe lo que es distancia, ellos no son más que dos enamorados.

martes, 28 de agosto de 2012

Seulement un.

Querido amigo, conocido, amante de su vida, sufridor y soñador. Bienvenido al mundo donde las distancias no están más lejos de donde tú quieras que allá estén; que disfruta de su vida segundo a segundo, construyéndola ladrillo a ladrillo. Que llora por lo que quiere, y no deja lo que ama. Aquel que quiere al que está a su lado, y al que no ve. Que ve luz  insensa y clara, y tan rebosante de vida al otro lado del camino. Ese que cree que nunca es demasiado tarde para darlo todo, que cree en el dicho "mejor tarde que nunca", y que con susurrar, no le hace falta más. Te doy la enhorabuena, eres único.

lunes, 30 de julio de 2012

DE LA TEORÍA, A LA VIDA.

Dejemos de hablar de detalles que quisimos, de cuentos que inventamos, y de sorpresas que nunca esperamos. Comencemos a hablar de personas que nos dan vida con cada uno de sus gestos, que te dan un "sí puedes" cuando piensas "tocado y hundido", y que no precisamente ven como te rindes, sino que te acompañan hasta la  victoria. Personas que te han visto crecer, madurar.. que te han visto cuando te sentías la última gota del vaso del que ya nadie bebe, y cuando no sentías más que un completo bienestar contigo mismo. Ese tipo de personas que comparten los mismos sentimientos que tú, y lo más importante, que los comparten contigo. Que en la distancia siguen, no para irse y quedarse allí, sino para irse y volver, e incluso, para quedarse aquí directamente. Los únicos capaces de ver sus errores y poner todo su empeño para ponerles fin. Los inocentes, los que luchan, los que trasmiten, los que quieren, los que juzgan, los que creen, los que también odian, y los que demuestran que todo es posible si uno mismo pone de su parte... los que dan VIDA.

sábado, 9 de junio de 2012

The time to follow is starting.

Buscar en un recuerdo el mayor de tus sentimientos pasados. Pararte a pensar en cómo era, y en por qué ya no lo es. Se fue sin avisar, lento pero de forma rápida. Se fue poco a poco, para que no notaras que se estaba marchando de su lado sin vuelta previa. Lo echas de menos, de eso sin duda, pero te gustaría que la otra parte también pensara lo mismo, aunque sea por un instante, y que tú, fueras su tema de conversación consigo mismo durante una milésima de segundo. Pero no, es obvio que eso nunca pasará. Ese recuerdo sigue contigo y te perseguirá en tu memoria siempre, siendo obvio que no será lo mismo para las dos partes.  http://www.youtube.com/watch?v=ynqkQs92Gpc&feature=branded

1, 2, 3...

Quiero hacer un brindis por aquellas personas que dijeron que sí, que a pesar de todo, se quedarían a tu lado toda la vida, y a día de hoy, no lo están. Quiero dar un paso adelante por los progresos que he hecho en mí, y uno atrás, por aquellas cosas en las que fallé y voy a seguir fallando. Quiero dar un aplauso por quien tuvo un sueño, luchó, y con todos sus miedos y medios, luchó, porque sí, porque quería. Quiero regalar una sonrisa a aquellos que no se dieron nunca por vencidos sabiendo que les sería imposible, y que aunque cayeron, no quisieron quedarse en el suelo, y se levantaron. Y por último, quiero llorar mi última lágrima por aquellos que estuvieron, están, y estarán cuando dicen que sí que se quedarán contigo, que siguen tus progresos y tus fallos, que lucharon contigo en todo momento y que, cuando te vieron tumbada, se tumbaron contigo.http://www.youtube.com/watch?v=InUt8xf_NF4

martes, 15 de mayo de 2012

No lo entiendes, y sin embargo, cedes.

Y es verdad eso de que no sabes el por qué, ni el cómo puedes estar así por alguien que no lo hace de la misma forma por ti. Sabes que te sobran experiencias para cambiar de actitud, pero te faltan razones para dejarla a un lado. Y es que sabes que no se puede renunciar a aquello en lo que no dejas de pensar todos los días, y en efecto, ella es ese "aquello" constante en tu cabeza. Sólo piensas en la forma en la que la tratarías cuando estuvieras con ella, de qué forma le cogerías la mano, la besarías, y le pedirías que te diera un abrazo infinito, de esos que no acaban, no para ti. Tú sabrías cómo tratarla, y tendrías claro cual es la mejor forma para hacerla feliz, pero ella te lo hace tan difícil, que así piensas que es imposible. Pero recuerda, que no hay imposibles, sólo personas incapaces.
También es constante tu forma de pensar el cómo olvidarla, y el qué hacer para empezar una nueva etapa. Sin quererlo, se adentró a ti, y a base de pequeños detalles, ahí está, contigo. Ella te avisa, y tú no haces caso. Porque no dejas de recordar su mirada, sus ojos intentos cuando te miraba, su risa tan sonora cuando la hacías reír sin cesar... siquiera olvidar su forma tonta de darle la vuelta a tus palabras, ni vuestras discusiones sin sentido.  Ni ella misma misma sabe como explicarte qué es lo que pasa, ni tú puedes entender por qué le resulta tan difícil darte una explicación en vez de tantas largas. Lo único que tiene claro, es que no quiere fallarte; y tú, sin embargo, lo único que quieres, es que ella sea feliz a toda costa, contigo o sin ti.

viernes, 10 de febrero de 2012

Siente.

Me gustaría recordar lo que éramos, lo que fuimos, lo que queríamos ser. Quiero recuperar cada una de las palabras que nos caracterizaban, de no tener otra cosa en la cabeza, de sonreír al pensarte, de tenerte más de una vez aquí. Hay demasiadas cosas que nos echan para atrás, y otras muchas que nos impiden no seguir adelante. Llámalo carácter, egoísmo, distancia, realismo, imposibilidad... llámalo como tú quieras, pero resúmelo bien. Porque no te voy a decir que te quiero mucho, ni que lo que siento por ti es poco, simplemente, te quiero a mi manera, como yo sé. Nos ganan las decepciones, lo sé, pero por mí, no nos ganaría nada. La pregunta es, ¿y por ti?

viernes, 16 de diciembre de 2011

Vive de ti, no del resto.

En verdad, no busco que me entienda. Sólo que cuando yo intente pasar desapercibida, pase. Que cuando no quiera saber nada más de "eso", todo el mundo calle. No voy buscando que me arropen si paso frío, ni que me abaniquen cuando esté agobiada. No pretendo dar pena, ni llamar la atención por lo que hago o dejo de hacer.  No quiero ser el centro de atención, ni el blanco perfecto para todas las críticas. No quiero que la gente busque el por qué de mis actos, el por qué de pasar, o de darle suficiente e innecesaria importancia a aquello, que no lo tiene. Como todos, hay cosas que no me espero, y cosas, que se ven a kilómetros, pero sinceramente, yo prefiero dejarme llevar. ¿Qué tiene de malo que todo vuelva a empezar? Olvida todo lo que te hizo daño, sólo quédate con lo bueno y bonito, pero no vuelvas a caer en los mismos errores, intenta aprender que todo puede salir con un poco de ti, y que sino, siempre existen las segundas oportunidades. Piensa lo que haces, porque con el tiempo, acabarás recibiendo lo que siembras. Siembra mucho, y recogerás mucho. Siembra poco, y sólo recibirás palos... pero si los recibes, hazte con ellos la casa más bonita jamás vista, encima de la montaña más alta, con el mejor paisaje nunca imaginado. Que de todo bueno, puede sacarse algo malo, y que todo lo malo, tiene una recompensa que no te esperas.

sábado, 29 de octubre de 2011

Ya no hay más.

Me vas a empezar a perdonar por comenzar con olvidar. Hoy siento que tengas que escuchar que me iré a buscar un nuevo estilo de vida, pero sin olvidar el anterior. No podré sacarte de mi corazón, pero haré lo posible para que dejes de estar en mi cabeza continuamente. Voy a enfrentarme a la realidad, me pondré delante de ella, le daré la mano y me moldearé a ella. Voy a vestirme de fiesta cuando caiga el Sol, ya no apostaré más, simplemente me sentaré y esperaré a que las cosas vengan a mi, solo si quieren. Cogeré mi maleta y la llenaré de papeles rotos donde escribía mis planes de futuro, un mechero y una barra de pegamento, y con el tiempo comprobaré, qué es lo que quiero. En el bolsillo llevaré una goma de borrar y un mapa, para poder ver mi camino y hacer que dejen de haber incorrectos. También me llevaré un paquete de pañuelos, para que cada vez que tenga ganas de llorar, me seque las lágrimas que aún me quedan. Además, tomaré en mano un abrigo, para que cuando eche de menos tu calor,  me lo ponga y no lo quiera más. Cogeré el megáfono más grande que pueda haber para que, cuando tenga ganas de reír, lo encienda y estés donde estés, puedas escucharme. Me vas a perdonar por no poder callarme, por entender lo que son los corazones sin consuelo, y por pensar que ya no hay nada peor que este frío que me hace volver a recordar tu calor.

Los días pasarán deprisa.


Y ahora es cuando se adentra el otoño, y poco a poco, el invierno. Es el momento en el que todo se vuelve frío, tienes falta de ganas, y todo se muere... recuerdas este verano, el calor sobre tu piel, la luz del Sol todo el día sobre tu rostro, las risas continuas desde la mañana hasta el anochecer, el tener que esperar el tiempo que haga falta para lo que sea, esas caricias compartidas, los besos regalados, las noches en vela hablando sin cesar... acabas viendo detrás de ti, la ausencia de todo eso. Te duele el saber que todo eso se ha acabado, una vez más, por la culpa de la rutina de todos los días. Pero con el tiempo aprenderás a sobrellevarlo, y a darte cuenta de que, nunca tienes que esperar nada de nadie, ya que esperar siempre duele. Que no tendrás todos los días el Sol a tu vera, pero sí, una lluvia que no cesa, y que cuando lo hace, sale de nuevo el Sol veraniego que tanto extrañabas. No tendrás una lista de espera para risas por minuto, pero sí una ilusión para cada vez que lo hagas. Pero pase lo que pase, sea la estación que sea, no dejarás de sentir.

martes, 11 de octubre de 2011

Puedes alcanzarlo todo.

Llegará el día en el que superarás una a una todas esas murallas puestas en tu camino, dejarán de existir fronteras entre tú y tus sueños, dejaremos de lamentarnos por aquello que no hicimos y comenzaremos a sonreír por lo que conseguimos. No habrá más falsas esperanzas, ni palabras que te hagan llorar, tampoco dolores más fuertes que el amar, ni nadie mejor de lo que tú ahora estás. Que no habrá más gamas de oscuros en tus días, pues exaltarán los colores vivos y con ganas de más. Comenzarás a superar tus limitaciones, a saber que lo que no pudiste hacer hoy, podrás hacerlo mañana. Habrá un punto en tu vida que te encantará tropezar y caer, porque sabes con qué éxito volverás a ascender, aprendiendo a andar, y queriendo avanzar. Que no olvidarás que tu sonrisa moverá montañas, y que tu mirada, apagará la mayor de las desgracias. Nadie habló nunca de imposibles, solo de personas incapaces de luchar. Nunca llegarás a jurar amor eterno, pero sin duda, si que amarás hasta el fin de tus días. Que tu cara empapada nunca más será signo de sufrir, sino de felicidad por saber a donde puedes ir. Y es que a partir de ahora, tú sabes todo lo que puedes lograr.

sábado, 1 de octubre de 2011

Yo para ti, tú para mi.

Somos como dos desconocidos cuando estamos a dos centímetros, como extraños estando a uno, como almas gemelas cuando nos tocamos. Ese momento en el que nuestras miradas chocan al mismo tiempo, ambas se paran, y se miran fijamente. No queremos perder ni uno de los detalles que guarda esa mirada fija, es tanto nuestro interés, que conseguimos ver nuestro propio rostro reflejado. Es como si tu mirada, fuera la mía, y la mía fuera ya tuya para siempre. Ambos sonreímos, sabiendo que somos más que algo pasajero. Me coges primero de un dedo de la mano, y después, atrapas mi mano entera, enlazándola con la tuya. Un escalofrío recorre mi cuerpo, esto va a ir bien. Recorremos camino juntos, hablamos, volvemos a sonreír, nos volvemos a mirar, y yo, sin querer queriendo, te robo un beso; el primero de otros muchos. Ahora, no hay marcha atrás, somos uno.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Primera lección: nunca darse por vencido.

Nadie dijo que olvidar fuera fácil, tampoco, que no fuera duro recordar aquello lo que un día te hizo tan feliz. Apuestas por algo, y piensas que darías todo, porque estás completamente segura. Se pasa el tiempo, y ves como tu apuesta, cae en picado, y que todas tus esperanzas puestas en ella, no son más que decepciones. Le intentas poner solución por todos los medios, para recobrar ese granito de esperanza que pusiste... pero nada, todo vuelve al punto donde te quisiste dar por vencido y no lo hiciste. Tu fuerza de voluntad está por momentos como en una montaña rusa, en el punto más bajo rozando el infierno, o en la más elevada cima rozando las estrellas. Sabes que no deberías hacerlo, pero sin embargo, quieres. No tienes orgullo suficiente como para decir "no, esta vez no seré yo", y no te queda más remedio que tomar impulso, coger carrerilla y correr de nuevo hacia aquella la que era tu felicidad. Es simple, solo se trata de no dejar lo que quieres, luchar hasta el final, y nunca darse por vencido.

viernes, 16 de septiembre de 2011

El baúl de los recuerdos.

Es imposible dejar de mirar atrás, es querer y no poder. Es fácil hablar de un futuro olvidando el pasado, pero es que el futuro es eso, futuro, porque hubo un pasado, uno que dio un giro de 360º a tu vida. Hablo constantemente de pasado porque no hay nada más bonito que los recuerdos... que tener en mente aquello que te hizo llorar de alegría y de tristeza. En aquellas cosas que solo pasan una vez en la vida. En aquellas sensaciones que no pasan dos veces por la misma parada. En esas caricias regaladas y en tantas otras guardadas para cuando de verdad las necesitara. Levantarte cada mañana y ver delante tuya esas fotos del baúl de los recuerdos... fotos a las que describirías con una palabra, "nostalgia". Volver a revivir nuestros momentos, ver como todo cambió tan de repente... ver como pasaste de ser "de toda la vida" a "para toda la vida". Vas construyendo tu puzzle, con las imágenes nunca vistas... pero siempre falta algo, ¿verdad? Tenemos nuestro pasado, solo queda construir nuestro futuro; y sí, recalco, es nuestro futuro.

Pinocho.

He dejado de escuchar esas voces que me repetían que parase, que no merecía la pena. He dejado de caer de boca, y he conseguido apoyarme con un pie. He logrado superarme día a día, y dejar mis miedos atrás; de hablar por hablar, y decir lo que siento. He llegado a mi punto máximo de felicidad, donde todo es perfecto, donde tú desempeñas la parte principal en este mi guión. He vivido subidas, bajadas, subidas y bajas seguidas... he sufrido con el peor de los problemas, y he reído con la palabra más insignificante de todas. He creído en la mentira más falsa de todas, y he desaprovechado instantes que no volverán. He dicho palabras sin querer, pero pensando después que era lo que quería decir, pero no que se enterara el resto. He dicho que te echo de menos, y no miento. Te he recordado que te quiero, y miento menos aún. He pensado que podré olvidarte algún día... y miento al decir, que no miento diciendo eso.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Ni el tiempo ni la distancia.

Me decían que el tiempo cura las heridas, que más vale solo que mal acompañado, y que quien algo quiere, algo le cuesta... pero sé con certeza que nunca haremos objetivos que nos proponen los demás, siempre iremos al lado opuesto. Me dirán que olvide esa sonrisa mañanera, esa mirada que me decía todo, aquella forma de abrazarme que tenía, la forma en que me susurraba al oído, los detalles que tenía conmigo, cada una de las palabras pronunciadas que salían de su boca... me van a decir tantas cosas, que ya no sabré diferenciar entre la verdad y la mentira. Pero nunca le podré olvidar, ni a él, ni a sus maneras... Es difícil dejar de creer en la persona por la que has apostado todo, y has ganado; por la que soñaste y hoy, está contigo. Tú me llamarás loca por decirlo, otros que soy adicta a ti, y yo respondo, que sí, que soy todo eso, pero es que hoy, te echo de menos.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

¿Perdonas?

Perdóname por todos mis errores, por las puertas que crucé, por mis mil contradicciones... perdóname por no querer hacerlo, o por hacerlo demasiado bien, por disfrutar del momento o no exprimirme al máximo.. perdóname quizás, por no quererte como te mereces o por quererte demasiado, por no saber perdonar, o arrepentirme demasiado tarde... perdóname por reír en los momentos de seriedad, y reír cuando nadie creía que podía, por dar el máximo por el mínimo o el mínimo por el máximo... perdóname por no tener vergüenza a lo que piense la gente, por hacer lo que creo correcto en el momento justo, por llegar ser tan sensible y contradecirlo cuando paso de todo... perdóname por hablar más de la cuenta, y no decir nada, por pensar en un futuro y olvidar todo lo que conlleva la palabra pasado.. perdóname por tener mi sonrisa picarona cuando me salgo con la mía, y los ojos desganados cuando algo me sale mal... perdóname por mis cambios de humor, por mi risa contagiosa, o por caer cuando nadie espera que lo haga... perdóname por tener metas y dejar los sueños a un lado, por creer que puedo cuando en realidad no es que sea imposible, solo improbable... perdóname por querer ser yo misma.

lunes, 5 de septiembre de 2011

¿Y el por qué?

Estaría bien saber el por qué de todo lo que pasa, tanto de lo que somos conscientes, como de lo que no. Nunca está de más tener la respuesta a tus preguntas, el resultado a tus problemas... pero, tampoco está de más hacer como si nunca hubiera pasado nada, y dejarlo volar. Porque mientras tú preguntas sin cesar para obtener algo convincente, no escucharás las respuestas. Y si las escuchas, en ese momento, te gustaría haber sido sordo durante un instante para no haberlas escuchado nunca. No siempre lo mejor es ir de listillo, creyendo que saber todo de pé a pá. También puedes ser ese "listillo" viviendo en tu inocencia e ignorancia, no importándote el por qué, y sí, disfrutando el momento. No te pares a pensar..¿por qué el amar?, ¿por qué me cuesta tanto entenderlo? , ¿por qué no se pudo? , ¿por qué somos así? , ¿por qué he de hacer esto? , ¿por qué me pregunto tantas veces el por qué de la vida?

jueves, 1 de septiembre de 2011

De 7 días de la semana, yo te quiero 8.

Esa felicidad que recorre por tu cuerpo recién levantado al pensar, que no estás solo. Que esté donde esté, tú aquí y ella allí, tenéis el amor más cómplice nunca visto. Que sonríes porque estáis juntos, y ella, sonríe porque tú lo haces. Que cuando la necesitas, ella, te necesita a ti. Que cuando amas, aunque tú no lo creas, ella te ama más aún. Que cuando la añoras, ella no ha dejado ni un segundo de pensar en ti. Que cuando abrazas a alguien, y la recuerdas, ella está abrazada las 24 horas del día a tu recuerdo. Que cuando llores porque la escuchas hablar, ella reirá porque no es ni la mitad de lo que ella derrama los 365 días del año por ti. Que también, cuando la invites a tu casa a dormir ella te diga que no hace falta que te invite a su casa para que pases con ella allí el tiempo que quieras. Que tú le pidas perdón por quererla como la quieres, y ella te diga que no te perdona, porque sino ella tendría cadena perpetua por quererte como lo hace. Y que el día que te caigas, ella, a lo lejos, irá corriendo hacia ti, para darte la mano y decirte, "levanta, yo, estoy contigo".

miércoles, 31 de agosto de 2011

La vida es larga.

No por correr más, llegarás antes. No por querer más, serás correspondido. Tampoco por dar grandes cosas, recibirás grandes méritos. No por reír constantemente, serás feliz. Tampoco por llorar, darás la pena que quieres dar. No por arreglarte continuamente, te verán con mejores ojos. No por ser bueno, no te van a pasar desgracias. No por hacer caso a la gente, elegirás el camino correcto. Tampoco por intentar ser quien no eres, te irán mejor las cosas. Hay momentos en la vida que tienes que pararte a pesar si de verdad, la mitad de tu esfuerzo, tiene recompensa. Que si te limitas a hacerlo pues porque se tiene que hacer, o porque eres realmente feliz con eso. Y que no, por tener más paciencia llegará antes, ¿pero te digo un secreto? Las cosas buenas, se hacen esperar.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Nadie como yo.

Esa sensación que tienes al saber que pueden decirte miles palabras preciosas que te hagan sentir bien, que pueden darte los gestos más profundos nunca dados, que pueden compartir contigo las sonrisas más largas y sinceras, que te harán promesas que quizás en un mañana se cumplan, que te den su compañía cuando de verdad la necesites... ¿Pero te digo una cosa? Nadie te dirá, dará, compartirá, hará y dará nada mejor, que yo siendo yo misma.

sábado, 20 de agosto de 2011

Algo que solo sabrás tú.

¿Sabes? Me encantaría gritarte que eres lo más tierno, que te quiero, que tendremos un "siempre", que nada conseguirá pararnos los pies mientras estemos juntos, que eres como el mejor de mis amigos y mucho más que eso, que mirarte es como vivir el presente y recordar nuestro pasado, que me tiraría las horas muertas sentada a tu lado con la luz apagada en una habitación a oscuras escuchando música bien alta..., que correría al fin del mundo siempre y cuando tú me acompañes, que cada vez que estoy contigo es como si no existiera el resto del mundo, que tus palabras son como melodías al pronunciarlas y poesías al ser escritas; que no hay tiempo ni distancia que consiga separarnos, que después de tanto tiempo sigo pensando de ti lo mismo que el primer día, que me encantas a pesar de todo. Pero no te gritaré nada eso mientras estés conmigo, te lo diré bajito, para que solo tú lo escuches y sientas, que tú eres el único motivo, mi motivo.


lunes, 8 de agosto de 2011

El final de un camino, es el principio de otro.

La imperfección es la mejor perfección. Que todo el mundo se equivoca, pero no todos no se dan cuenta. Que todos pasan por diferentes situaciones, pero no todos sienten. Que todos quieren, pero no todos pueden. Que todos los caminos llevan a Roma, pero aún así, hay gente que anda perdida. Que todos decimos "tocado y hundido", pero no siempre es verdad. Que solemos decir "estoy bien" cuando quieres estar solo. Que todos queremos desaparecer durante unos instantes del mundo, pero no todos quieren que lo hagas. Que todos quieren que sonrías, pero ahora eres tú el que no tienes ganas de hacerlo. Que se que piensas que siempre te toca perder, pero sin duda alguna, ganas más que ninguno. Que todos quieren soñar durmiendo, mientras a ti, te encantaría despertar y estar en el mejor de los sueños.

sábado, 6 de agosto de 2011

Que se pare el mundo, que yo me bajo.

Pueden entrarte unas ganas enormes de reír, de llorar, o incluso de ponerte a esperar. Pero de lo que estás seguro, es que no vas a inventar más excusas en contra de tu felicidad. Porque por una vez en tu vida, toca dejar de pensar tanto en los demás, y pensar un poquito más en ti. Dedicar una pequeña parte de tu tiempo a hacer locuras, y que nadie sepa el por qué de ellas. Que te rías, y que tú tampoco tengas excusas para hacerlo. Que todo el mundo diga no, y que tú, sin embargo, digas sí. Un sí rotundo al decir que puedes hacerlo; que nadie más te hará dejar lo que quieres; que los sueños pueden llegar a cumplirse; que después de una tormenta de verano, sale un sol radiante; que te hagan la zancadilla y que tú te levantes; que se apague la luz, y que tú la vuelvas a encender; que todos lloren, y tú rías, porque ya te toca hacerlo; que se hagan mil promesas incumplidas, mientras tú pones fe en ellas. Y que cuando todos despierten, solo tú sigas soñando.

viernes, 5 de agosto de 2011

Que en la distancia, no seré la parte incompleta.

Días en los que, miras al cielo, y recuerdas. En los que la noche está cerrada y llena de estrellas. Estrellas que te hacen querer aquello que te hizo daño, odiar lo que un día fue tuyo, y recordar que no hay nada más duro, que estar bajo el mismo cielo, y no estar juntos. Tener los mismos recuerdos, pero no poder mostrarlos una vez más. Sonreír al recordarlos, y que no te vean hacerlo a los que le dedicas esa sonrisa. Comenzar con un "siempre" y acabar con un "lo hemos conseguido". Hacer promesas en suelo firme, y no en aire, para que se vuelen y se acaben olvidando. Dar un paso al frente, porque las cosas importantes, son las que siempre has soñado.

martes, 2 de agosto de 2011

No fue, pero será.

Ves pasar el tiempo, ves todas las cosas que cambian, pero también, todas las que se mantienen. Cuando tenías regalado el cielo, y cuando te ganaste el infierno. Cuando te dijeron tu primer "te quiero" sincero, que se contrarrestó con el "te odio" más profundo. Cuando reíste por un nada, y lloraste por un todo. Cuando recuerdas lo más preciado para ti, y olvidas que es un querer y no poder; que crees que es imposible, y que hay tantas barreras, que ni cuando se oxiden caerán. Que siempre habrá caricias partidas, no terminadas, o inaprovechadas. Que el tiempo, pasa a su antojo, sin preguntar lugar ni persona. Y que dejamos perder grandes momentos, por pequeños miedos..y grandes te quieros, por pequeños silencios.

sábado, 16 de julio de 2011

Vive de la esperanza, no del recuerdo.



Éste, es el típico momento en el que se te quitan las ganas de todo... en el que todo lo que antes creías que era inmejorable, se estropea. Que todo lo que antes, era rosa, ahora se vuelve negro oscuro. En el que tus sonrisas, ya no son más sonrisas. Te odias a ti mismo, no sabes como lo haces, pero solo sabes, que siempre acabas en el mismo punto dónde siempre te acabas estancando. En el que piensas que has tenido que hacer algo mal, que has fallado en algo, pero no sabes en qué. Te cansas ya de ti, de sonreír cuando no te apetece, y de alegrarme con cosas, que ni siquiera, son tus cosas. Piensas en esos recuerdos que siempre serán para ti grandes gestos, en aquellas palabras que un día te marcaron, en todas esas caras conocidas que te alegraban tus días. Pero tienes que comenzar a vivir no de esas cosas que forman parte de tu pasado, sino de las que forman parte de tu futuro. No formes poco a poco pequeñas lagunas de las que no sabes salir, forma tu propio puente para conseguir atravesarlas. Y recuerda... "Si la vida te da mil razones para llorar, recuerda que tienes mil y una por la que sonreír". 

domingo, 10 de julio de 2011

Proud of you.

La derrota más sabrosa, es la que no pierdes tú; y la victoria más reconocida, es aquella de la que no alardeas. Nunca te pediré que seas aquella persona que me haga los regalos más espléndidos, que me lleve a un pasaje lejano en el que se escuchen las olas rompiendo con las rocas o que me cantes mi canción preferida encima de un escenario con acompañamiento... pero tampoco, que me dejes hacer lo que yo quiera, cuando quiera; contigo o sin ti... Solo quiero de ti, que me des esas sonrisas cómplices, esas miradas que cuando se junten, me quemen. Solo necesito que me lleves a un lugar en el que estemos tú y yo, no tiene que ser el más bonito, solo tiene que ser el nuestro. Únicamente quiero que me susurres al oído, que me quieres, porque aunque tú no lo sepas, esa es mi canción preferida. Y nunca, pero nunca nunca, me dejes sola. Quiero pasar cada segundo a tu lado, disfrutando al máximo, y sintiéndome de ti, más orgullosa que nunca.

miércoles, 6 de julio de 2011

Que solo sean tuyos...

Palabras dichas, que no podrás recordar. Gestos acumulados, que solo se convierten en nostalgia. Lazos sin atar, que serán sinónimo de libertad. Sonrisas pasadas que ahora solo son lágrimas caídas. Heridas por tropiezos, que ahora sólo son pequeñas cicatrices. Páginas de diario, que ahora están estropeadas por el tiempo. Días que vinieron, días que vendrán. Sería capaz de coger todo eso, y guardármelo en un bolsillo, en el más hondo que tenga, para que me quepan todas. Guardarlas para recordarlas siempre que quiera. Aquellas palabras que te cuestan recordar, que están en blanco... y aquellas, que no quisieras que se fueran nunca. Gestos que solo al recordarlos, sueltas la mejor de tus carcajadas. Sed de la libertad que siempre quisiste, sin estar forzado por nada, ni por nadie, donde tú eres el dueño de tus ideas. Sonrisas por las que lloras al recordar, que nunca estuviste solo, que siempre tuviste a alguien a quien poderle agradecerle todo. Pequeñas caídas con heridas de por medio, que a medida que pasa el tiempo, se quedan en nada. Páginas de diario que no quisiste escribir nunca para no recordarlas, y que hoy, estás leyendo. Y días que tuviste para ti, y días que seguirás teniendo solo para ti.

martes, 5 de julio de 2011

Nada más que un sueño.

Ha sido un día largo, llegas a casa, y no tienes ganas de nada. Sólo de refugiarte en tu cuarto, encender el ordenador, ponerte los cascos, y desconectar. Estás cansado de lo mismo de todos los días, los mismos temas, las mismas caras, los mismos sitios... éste es el momento en el que te gustaría irte, no sé, lejos, hasta donde el tiempo te permita, hasta donde tus pasos quieran acompañarte. Subes la música a todo volumen y cierras los ojos, estás soñando. Sueñas con amaneceres madrugadores , con tardes caprichosas y en noches que no quisieras que se acabaran nunca.  Sí, esos amaneceres que te despiertan con su luz en verano cuando tienes la ventana tan abierta, que escuchas las risas del otro lado de la calle. En esas tardes en las que querías cada gesto para ti, en las que no había problemas, en las que los intereses no estaban. Y sí... en las noches infinitas. Aquellas en las que sonreías queriendo cada instante para ti, sin ser egoísta, pero solo para ti. En las que te tirarías toda la noche fuera, a lo loco, sin pensar en lo que viene más tarde. En las que tus amigos son el apoyo máximo, y tus palabras, tu mayor fuerte de convencimiento.
La música se para, tú te despiertas, desearías soñar toda tu vida.

lunes, 4 de julio de 2011

Ver, oír y callar.

Quizás no sea la mejor manera de acabar, ni siquiera la de empezar, pero es una opción. Limítate a lo que mejor se te da;  ver, oír y callar. Ve todo lo que quieras, pero no traspases los límites. Escucha todo lo que esté a tu alcance, pero nunca te distraigas. Habla.. no, no hables, esta es la peor de las opciones, nada de lo que digas te hará bien. Las palabras más verdaderas que salgan de tu boca, serán las falsas en cuestión de segundos; las más discretas, serán las más conocidas; y las más falsas, serán tu perdición. Nunca está de menos callarse .

domingo, 3 de julio de 2011

Si quieres, puedes.

Sé que no es algo fácil, que no se hace todo los días, y que tienes un miedo que te corroe por dentro...pero también sé, que puedes lograrlo. Te has enfrentado a tormentas tan grandes, como tu propia furia después de una mala racha. Has luchado contra gigantes tan grandes, que ni el tiempo los hubiera matado por viejos. Tienes que darme la razón cuando también te digo, que las dudas nunca han podido contigo como para plantearte si realmente puedes. Has sonreído 100 veces, por cada vez que has llorado. Y has reído, sin siquiera haber derramado lágrimas. Has sido tan fuerte, que ni en las peores situaciones te has derrumbado; y has sido tan débil, como para sonreír viendo un simple recuerdo. Has tenido que tomar decisiones tan fuertes, como es la indecisión. Y has hecho siempre de lo difícil, algo tan fácil, que nadie es capaz de entenderlo... Si cientos de personas han podido con ello, ¿por qué tú no?

viernes, 1 de julio de 2011

Hoy el mundo no te comerá.

Estás decidida a comerte el mundo de una vez por todas, de levantarte, subir la persiana, abrir la ventana, respirar bien hondo y decir, ¡BASTA!. Basta con la monotonía de todos los días, basta las malas costumbres, las malas caras, los tropiezos en suelo liso... Basta con los sueños imposibles, con los "no puedo", con lo inacabado.
¿Cómo que por qué? Fácil. Vas a ser capaz de salir ahí fuera y hacer lo que nunca nadie te vio capaz de hacer, lo que para ti creías que era imposible. Ya no habrá más días en los que estés apalancada en casa sin saber que hacer. Por fin podrás despertar y decirle a tu mamá con una amplia sonrisa "BUENOS DÍAS PRINCESA". Que ya nunca más te caerás, porque vas a tener cientos de manos bajo tuya, diciéndote "vamos, tú sí que puedes". Porque ya nunca tendrás ese miedo que te recorría antes por dentro, esa inseguridad que te echaba para atrás, esa mala corazonada que te hacía odiarte.. ya no existe nada de eso. ¿Y sabes por qué? Porque, para ti, ya no existen imposibles.

martes, 28 de junio de 2011

Bonito color para el día.

Pueden haberte contado mil historias de cuentos infinitos, de castillos encantados, o de historias con un final siempre feliz.. pueden haberte dicho mil palabras borrosas, cientos de razones confundidas, y quinientas falsas esperanzas. Puedes pensar que ya nadie te cree, cuando hablas de un camino sin rumbo, de una historia interminable, o de palabras tan ciertas, como que el cielo, es azul por las mañanas. Pero estarás equivocado si piensas que no tienes a nadie que te crea. Porque yo sé lo que es ir sin rumbo, hasta donde los pies nos acompañen, hasta que la sed aguante. Estoy completamente convencida de que hay historias que siguen vivas, que son interminables mientras sigan con nosotros. Y también, sé con certeza, que hay te quieros tan verdaderos, como eso, como que el cielo es azul por las mañanas.

Nunca digas nunca, y nunca hables de futuro.

Continuamente pensamos lo que pudo ser, y no fue. Lo que fue, y ya no está. Las cosas que tuviste, y que ahora las buscas y no las encuentras. Que lo que se va, siempre vuelve; y si no lo hace, sabrás vivir sin ello. No todo va a ser como tú quieras que sea.


Llegas a ligar tu futuro, con tu pasado, tus desgracias con tus alegrías, pero nunca tus alegrías con tus desgracias.
Solo tienes que pensar, que lo pasado, pasado está, y que lo futuro, futuro será. Limítate a pensar y disfrutar en el presente, a olvidar el pasado, y a esperar el futuro.

domingo, 22 de mayo de 2011

Que nada te detenga.

Tienes mil cosas en la cabeza, no sabes por donde empezar a ordenar tus ideas. Te sientas en una silla, mirando fijamente y con atención lo que hay detrás de tu ventana. Allí, a lo lejos, hay una persona. Puedes apreciar su cara apenada y el brillo de sus ojos recién secados por un pañuelo después de haber llorado. Tu cara cambia a otra más fría. No puedes decirle nada, están las ventanas cerradas y no lo conoces. No sabes como reaccionar y solo se te ocurre mirar hacia abajo. Él, al ver que apartas la vista, la aparta también por miedo, o incluso vergüenza. Tienes algo en el estómago que no sabes lo que es, pero que te está diciendo que vuelvas a mirar. Elevas tu cabeza y diriges la mirada otra vez en su dirección, él te estaba mirando.
Ahora tú tienes vergüenza, te sientes observada. Vuelves a no saber que hacer, y lo único que se te ocurre, es irte. Te levantas de la silla y un traspiés hace que estés en el suelo. Él se levanta preocupado por el golpe, y tú, con un pequeño dolor en el pie también lo haces, disimulando que no pasa nada.
Vuelves a mirar hacia su ventana, y una pequeña carcajada sale de ti al mirarlo. Él te mira, y sonríe. 
Le has cambiado la vida.

Todo puedes hacerlo.

No todo está hecho para ti. No todo puede ser como tú quieres que sea. No todo será un camino de rosas. No todo son sonrisas y buenas caras. No todo está a tu disposición. No todo es pintar, recortar y colorear. No todo es del color de rosa. No todas tús lágrimas dejarán de caer porque te las seques antes. No todo es tan sencillo como parece..
Pero estoy segura de una cosa, todo puedes alcanzarlo.

jueves, 28 de abril de 2011

Tenemos el tiempo.

Creemos que tenemos todo el tiempo del mundo para hacer nuestra propia vida, a nuestro antojo. Pero no es así, la vida se basa en vivir para creer, para sentir, para pensar un segundo, decidir, y reaccionar. Limítate a vivir tu presente, olvidar tu pasado y rezar porque tu futuro, sea el que tu deseas. No le des más vueltas a lo que pudo ser y no fue, a lo que pudiste hacer, y lo hiciste por miedo a pensamientos ajenos a los tuyos.

Queda prohibido.



Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber que hacer,
tener miedo a tus recuerdos.

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.

Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus deudas y el mal humor.

Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles solo cuando los necesitas.

Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.

Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada día como si fuera un ultimo suspiro.

Queda prohibido echar a alguien de menos sin
alegrarte, olvidar sus ojos, su risa,
todo porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen mas que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.

Queda prohibido no crear tu historia,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.

Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti este mundo no sería igual.